Viviendo en el mundo de la fantasía: "vivir de apariencias"...

  Hemos creado una sociedad donde el presumir y guardar las apariencias se han convertido en la fórmula para alcanzar "la felicidad". Nos preocupa demasiado el que dirán los demás, y con ello basamos nuestras acciones en aparentar y dar una impresión irreal de lo que somos y tenemos. Pero… ¿esto rendirá frutos permanentes en nuestras vidas?

  Existen varias razones por las cuales vivir para bajo la apariencia, es un total desperdicio en tu vida. Estas se presentan a continuación.

1. La falsa apariencia proyecta una vida sin sentido

  La vida consiste en cada instante que permaneces en el mundo. Incluye donde te encuentras y todo lo que te rodea. Los pensamientos y los sentimientos forman una parte primordial de tu realidad. Es por esto que si vives para aparentar, estarás "viviendo" solo cuando estés bajo la mirada de la gente. Si te limitas a demostrar algo que no eres, estarás viviendo solamente para satisfacer a otras personas. 

2. Un mundo artificial

  Estudiar la carrera que quieren tus padres, tener hijos solo porque te dicen que "se va el tren", casarte porque dicen que más tarde ya no te van a querer, vivir con lujos porque eso define tu estatus social, entre otras cosas más son las que hacen que muchas personas terminen infelices con sus vidas porque han tomado las desiciones basado en la opinión de los demás. Pero, ¿crees que podrás satisfacer cada una de sería las expectativas de toda la gente? ¡Es imposible! 

  Comprende que no tienes que agradar a todo el mundo, simplemente vive el presente, logra tus sueños  y has la diferencia en la vida de otros.

3. Tu verdadera vida es la que vives a cada momento 

  Visualiza lo siguiente, tu vecino estrena un auto y esto te causa cierto sentimiento negativo. Como "no te quieres quedar atrás", vas a comprar un auto nuevo. Tomas un préstamo de 5 años, la cual tendrás que pagar aún cuando tengas que sacrificar muchas cosas, solo para demostrar que tú también estás “progresando”. Pero realmente, ¿podías pagarlo? No sacrifiques tu salud emocional por aspectos materiales. Mejor disfruta y agradece lo que si tienes. 

  Algunas personas desperdician su vida tratando de satisfacer las expectativas de otras personas. Se les olvida vivir e ir en búsqueda de una verdadera realización personal. Por lo general, aparentamos algo frente a personas que consideramos exitosas pero en realidad, a ellos no les interesa tu vida personal. Así que no tomes deudas para demostrar algo, valora tu tiempo y tu vida por encima de todo. Tampoco midas la riqueza por la cantidad de cosas que has comprado. Busca algo que te genere una vida rica y abundante.

4. Satisface tus propias expectativas

  Hay quienes te aman y que quieren lo mejor para ti, pero considera que tampoco puedes vivir satisfaciendo a esas personas. Lo mejor para ti puede ser muy personal. 

En conclusión, considera lo siguiente:

1. Antes de satisfacer las expectativas de alguien, primero satisface las tuyas.  2. Busca sentirte en armonía con tus ideales.  3. Disfruta el presente y  trabaja para tu futuro.  4. Escucha y analiza lo que las personas te recomiendan, luego toma tus propias decisiones.  5. Coloca tus expectativas personales primero. 6. Sé auténtico (a) y no te preocupes por "el que dirán".