Puerto Rico cierra centros de 911 por COVID

ACTUALIZACIÓN, oct.22, 8:30am:

En la mañana del jueves 22 de octubre, Noticentro.tv reportó que el número 9-1-1 está en funcionamiento nuevamente. Todas las llamadas al 9-1-1 serán redirigidas a los números ofrecidos previamente (787-724-0124 para emergencias, y 787-434-2020 para la Policía de Puerto Rico).

Sin embargo, cabe recalcar la importancia de saber todas las opciones para un caso de urgencia o emergencia, y utilizar todas las líneas de forma pertinente y en consideración a otros.

En caso de una emergencia, llame al 787-724-0124. Para contacto directo con la Policía de Puerto Rico, llame al 787-343-2020.

 

En la noche del 21 de octubre, se reportó el cierre de los únicos dos centros de llamadas al 911 en Puerto Rico. Estos cierres surgen a consecuencia de contagios de COVID-19 en sus oficinas, aportando al aumento de casos positivos de coronavirus en la isla, con 29,804 casos confirmados para la mañana del jueves 22 de octubre. 

 

Según El Nuevo Día, se tomó la decisión de trasladar operaciones hacia el Despacho del Negociado para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (NMEAD), que también cuenta con funcionamiento las 24 horas. Los dos números telefónicos ofrecidos son el 787-724-0124 para emergencias, y el 787-343-2020 para la Policía de Puerto Rico. Se destaca la importancia de distinguir entre urgencias y emergencias, así evitando la saturación de estas líneas. 

 

Las llamadas de emergencia serán trasladadas a comandancias municipales locales según el caso individual así lo dictamine. No se han ofrecido ejemplos concretos del funcionamiento con estos números nuevos, o expectativas de su efectividad comparado con el sistema tradicional del 911. Aún se desconoce la duración de estas nuevas medidas, o los pasos que se tomarían para volver al sistema tradicional una vez sea seguro para los empleados de despacho. 

 

Un suceso similar tomó lugar en Filipinas el 30 de agosto, según reportó MSN News. El despacho de llamadas al 911 en Manila, Filipinas, se vio afectado por la pandemia global del COVID-19, llevando a su clausura temporera durante un cierre de emergencia en todo el país. Sus llamadas de emergencia fueron desviadas hacia oficinas gubernamentales, que en turno las desviaban a comandancias policiales locales para atender casos y emergencias. MSN News reporta que originalmente se esperaba una apertura parcial para el 7 de septiembre y una apertura completa para el 16 de septiembre. Sin embargo, la apertura completa de sus sistemas normales llegó en octubre.

 

Mientras estas experiencias externas no deben aplicarse a la realidad puertorriqueña, sirven de referencias y reconocimiento sobre estos sucesos históricos a causa del COVID-19. La precaución, por criminalidad y por salud, son esenciales en estos momentos. Mantenga las medidas de seguridad y distanciamiento social en todo momento, y de tener una emergencia comuníquese al 787-724-0124.