Sombra Negra

 

Hace poco le expresé a alguien sobre esa sombra negra que me andaba asechando. Esa que no me deja caminar sola y que constantemente me habla al oído. La que en ocasiones no me deja salir de mi cuarto y la que comienza grandes batallas en mi interior.

 

Esa, que en muchísimas ocasiones toma desiciones sobre mi. Y honestamente ya me estoy cansando. Cada vez que quiero enganchar los guantes y tirar la toalla, envías un ser de luz a motivarme y batallar contra ti. Así como si nada, volvemos a enfrentarnos. No es fácil para mi, lo admito. Pero tienes que confesar que soy una de tus más grandes oponentes y no me dejo vencer fácilmente. 

 

Con el pasar del tiempo, he aprendido a convivir contigo y hasta te presento a mis amigos. Te llevas de maravilla con soledad y con desesperanza. Hasta hace poco, era muy buenas amigas. Me canse de que me trataran como su esclava y me alejé de esa relación tóxica. Relación, que me consumía por dentro y me hacía cada vez más pequeña y débil. 

 

Cada día desde que te bote de mi cuerpo, tocas mi puerta. Buscando que vuelva hacer tu compañera de viaje. Pero, en esta ocasión no abriré. Esta vez seré yo, quien te haga sentir menos, quien no quiera tu compañía porque mis nuevas amistades, alegría y confianza, me llenan más que tu, depresión. 

 

Ya no te quiero rondando por mi cuerpo, ni mis pensamientos. Quiero que te vayas lejos de mi y de todos los de mi alrededor. Deseo, que dejes de consumir mi alma y la de mis compañeros. Te gané en esta pelea y te ganaré en miles más cuando vuelvas a donde mi. Pero solo una cosa te pido, no aseches a los míos. Sino fue fácil para mi, combatir contigo,depresión, no me quiero imaginar pelar contigo en el cuerpo, mente y alma de un ser querido.