Sobre sexualidad y género, en la semana del amor

Estamos en el siglo 21. Llevamos la mayoría del siglo pasado y la totalidad del siglo corriente tratando de establecer una verdad sustancialmente importante y extremadamente sencilla: todos y todas debemos tener la oportunidad y el derecho de celebrar el amor que sentimos de la manera en que deseemos. Esta verdad se disfruta y se celebra esta semana, por lo que considero importante que comencemos con el pie derecho en las festividades, educándonos en nuestras diferencias para poder disfrutar en inclusión.

Como sociedad, tenemos tres grandes confusiones con las diferentes formas que se puede sentir y expresar el sentimiento del amor, y en su gran mayoría esta confusión lleva a prejuicios y estereotipos. Creo que la primera distinción clave para exterminar la primera confusión es la educación sobre los roles de género.

El término ‘roles de género’ refiere al concepto social de cómo los hombres y las mujeres deben comportarse y actuar, basado en unas normas y estándares, creadas por la sociedad y asociadas a su sexo biológico. Esta es la raíz de nuestra confusión ya que damos por hecho, como sociedad, que estas características binarias que asociación con los géneros y el sexo biológico son naturales, lo cual NO es cierto. ¿Dónde comienza esto? El en embarazo: cuando le designamos al bebé en formación una estampa de un color por su género. Pintamos el cuarto y vestimos al bebé: rosa pastel para las niñas y azul cielo para los varones.  

La socialización de género ocurre a través de cuatro agentes: la familia, la educación, los grupos sociales y los medios de comunicación masivos. Estos refuerzan los roles al crear y mantener las expectativas normalizadas y ya estipuladas. Unos agentes secundarios son: la religión y el lugar de trabajo. La continua exposición lleva a que hombres y mujeres adoptan un sentido falso de que están actuando naturalmente, en vez de siguiendo un rol construido socialmente. En otras palabras, estas características y actitudes no nacen naturalmente. Estudios de varias culturas presentan que los niños están consiente de este fenómeno desde los años 2 -3 y entre los 4-5 ya están educados en su culturalmente apropiado rol de género.  

Entonces, ¿cuál es la segunda confusión? Como sociedad, negamos la realidad que el género y la sexualidad, las identidades de género y las orientaciones sexuales de las personas, son el resultado de una construcción social particular y que, por lo tanto, no están esencialmente o biológicamente inscritos en la naturaleza humana, sino que se trata de formas socialmente variables. Nos compramos la idea de que somos binarios en nuestros género: “eres nene o nena, y si eres nene tienes que comportarte como nene y te tienen que gustar las nenas”.

Sin embargo, existen diferentes tipos de identidad de género. Aquí les dejo algunas denominaciones para educarnos…

Bigénero: Una persona que se identifica con los dos géneros, y prefiere tener ambos roles.

Agénero:  Una persona que ni se identifica ni se conforma con los roles del femenino ni masculino.

Cisgénero: Una persona que se conforma y se identifica con el género asociado culturalmente a su sexo biológico.

Andrógeno: Una persona que representa los dos géneros equitativamente por lo cual no se puede distinguir un género significativo.

Demigénero: Una persona que parcialmente se identifica con el género culturalmente asociado a su sexo biológico,

Transgénero: Una persona que se identifica con el género culturalmente asociado al sexo biológico opuesto al suyo.

 

Por otro lado está nuestra sexualidad y cómo la expresamos. Existen diferentes tipos de sexualidad y aquí les dejo algunas denominaciones…

Heterosexual: Una persona que prefiere tener una relación y está atraída/o por el sexo biológico opuesto con identidad de género cisgénero.

Homosexual: Una persona que prefiere tener una relación y está atraída/o por su mismo sexo biológico.

Bisexual: Una persona que prefiere tener una relación y está atraída/o por los dos sexos biológicos; esto usualmente se identifica como estar atraídos a las personas que se identifican como cisgénero.

Pansexual: Una persona que prefiere tener una relación y está atraída/o a ambos sexos biológicos y todo tipo de identidades de género.

Asexual:  Una persona que no tiene una preferencia sexual. Es decir, prefiere tener relaciones románticas e íntimas sobre relaciones sexuales/estrictamente sexuales. Ten en mente que pueden tener libido, pero al mismo tiempo vivir ese estilo de vida.  

 

Por último, la confusión más pesada es que, como sociedad, debemos entender que tanto los roles de género como nuestra identidad de género y nuestra sexualidad NO tienen una relación correlativa. Esto es una malentendido muy común, pero la realidad es que estos tres aspectos son separados aunque pueden ser influenciados uno del otro.  

Durante esta semana del amor y la amistad, debemos dejar atrás estas confusiones y malentendidos para poder comenzar un proceso de aceptación a todas las personas que aman con sus varias formas de expresar y vivir su amor. Todos somos diferentes. La sociedad no es blanco y negro… Aquí vivimos como amamos, a todo color. Todo amor es válido y debemos respetarlo como un sentimiento precioso.

Por si quieres más información: http://thepbhscloset.weebly.com/a-list-of-genders--sexualities-and-their...