Her Campus Logo Her Campus Logo

Se acerca la mejor época del año: la Navidad. Hasta la naturaleza se viste de fiesta en tiempo. ¡Huele distinto, se ve distinta y se siente ese aroma de aire fresco divino! La época navideña me encanta no solo por lo festiva y por ser en Puerto Rico donde mejor se celebra, sino porque es el tiempo donde conmemoramos el nacimiento del Señor Jesús.  

Cuando acepté al Señor como mi Salvador, mi vida cambió de manera radical. No porque las situaciones desapareciesen, sino porque aprendí que podía atravesarlas de la mano de Él. Y hacer eso significa tener paz en medio de la tormenta; tener la certeza de que, aun cuando lo que estás viviendo y tienes de frente es una realidad que no es la que quisieras, sabes que estarás seguro porque Él está contigo.

¿Cómo puedo hablar de Él como si lo viera en carne y hueso a mi lado? Porque Dios en Su infinita misericordia, se humilló a lo sumo y se hizo hombre en la forma de Jesucristo para venir al mundo a enseñarnos a cómo vivir según Su Palabra para luego ir a sufrir muerte de cruz por el perdón de nuestros pecados y regalarnos salvación.

Es así como la Navidad tomó para mí otro sentido. Se unió a lo festivo, el verdadero motivo de la fiesta: la celebración del regalo que se hizo carne el día que Jesús nació en un pesebre.

Disfrutemos de este tiempo que se avecina con la algarabía de la celebración que se forma cuando un niño esperado llega a estar entre nosotros. Y si lo celebramos a lo boricua, nuestras navidades seguirán siendo conocidas sin duda, como las mejores del Mundo.

Similar Reads👯‍♀️