Las Red Sisters

     Una de las cosas que siempre recuerdo de mi infancia eran las reuniones entre mis tias, mi mama y mi abuela. No era algo anunciado ni nada, pero sabíamos que ese momento era para ellas. Tiempo después en una tarde entre cafés mi mamá me mencionó la carpa roja y como esa oportunidad de compartir entre mujeres había sido sanadora. Por eso, entre la curiosidad y ver la unión de movimientos feministas alrededor del mundo; vino a mi de nuevo el recuerdo de aquella conversación y después de tanto pensarlo decidí contactar a la Carpa Roja en Puerto Rico para aprender más. Esta entrevista tuvo la peculiaridad en que la mayoría de sus fundadoras formaron parte de la entrevista, asi que acepté el reto. Con ellas tuve la oportunidad de poder realizarles una entrevista donde me dieron la oportunidad de tener un pedacito de la experiencia de la carpa roja y conocer más de lo que se trata. Para mi sorpresa, cada una se dedica a áreas laborales diferentes, son de diferentes generaciones y roles en su vida.  Sin embargo todas coinciden en algo, que precisamente esas diferencias es la clave para la hermandad de la carpa roja que han decidido cultivar. 

 

DV: ¿De dónde surge la carpa roja?

Martiña Reyes: La carpa roja surge de un libro escrito por Anita Diamant, titulado “The Red Tent”.  Ese libro es para el tiempo de las 12 tribus de Jacob y es narrado desde la perspectiva de la hija de Jacob y ella menciona la carpa roja. En el libro explican que la carpa roja era la carpa a la que llevaban a las niñas cuando tenían su primera menstruación para que estuvieran allí junto a otras mujeres que también se encontraban en el ciclo menstrual. También relata cómo las madres de esa época escondían las sabanas manchas de sus hijas para que el padre no supiera que era señorita, porque si lo sabia ella se volvía en un capital; ya que podían venderla, darle hijos fuertes o buscar una dote que podían dar por ella. En la carpa los hombre no estaban permitidos y así en esos momentos las mujeres tenían un espacio sagrado entre ellas. 

Marinés Rivera: Leyendo más sobre la carpa, también encontré que para ese tiempo se pensaba que los días en los que tenías la menstruación estabas en luz, eras más intuitiva y estabas más conectada con tu alrededor. Cuando la mujer llegaba a la menopausia se pensaba que esa conección con la intuición permanecía abierta y se convertía en la sabia. 

 

DV: ¿Cómo llegó la carpa roja a ustedes? 

Carmen Velasco: Me encantó cuando Martiña mencionó lo de la carpa, de crear un espacio para nosotras las mujeres honrarnos, celebrarnos y reconocernos, ya llevábamos un tiempo haciendo varias cosas y la carpa sirvió para crear la cohesión entre todas las inquietudes de servir y servirnos. Porque parte es del amor propio es el trabajo que nosotras hacemos. 

Marta Padin: Cuando Carmen y Martiña comenzaron el proyecto en Hatillo no sabíamos bien lo que era hasta que seguimos reuniéndonos y fue bien bonito descubrir esa hermandad entre mujeres para apoyar, transformarnos, para ponernos bonitas. Mi hija en algún momento compartió con nosotros, ha sido un espacio muy bonito para aprender que somos hermanas y nos apoyamos, me ha ayudado a reconocer la importancia de apoyarnos nosotras las mujeres sin importar a qué te dedicas.

Isandra Muñoz: Llegué a la carpa cuando ya había comenzado, ha sido un espacio bien bonito de relaciones diferentes. Llevamos cierto tiempo juntas, hemos pasado experiencias profundas, íntimas, momentos difíciles y momentos de alegría y ha sido una hermandad. ¿Que realmente lo crea? no lo se, pero si realmente hay una puerta abierta; hay unos límites que no están y permite que estemos en ese espacio tan cercano.

Thelma De Jesús: Me uní cuando faltaba poco para que la carpa celebraba un año. Cuando llegué a la carpa, que encontre allí; encontré un grupo de apoyo. Un lugar donde podía soltar la agenda por completo, hecharla a un lado  y era un momento para mi, para mimarme, para empoderarme, para sentirme parte de y estoy bien agradecida.

Marinés Rivera: Al principio no me convencia mucho la carpa roja, porque yo soy muy creyente de la igualdad. Entonces si somos iguales para que necesitamos estar separados, pero me encontré con un espacio donde podía aceptar mi feminidad y entendí que era necesario.

Lisandra Ramos: Pues precisamente, como es por invitación yo llegué por Thelma y de verdad que recibí mucha aceptación y mucho amor. Al principio no sabía qué esperar pero luego me di cuenta de que estábamos todas ahí para apoyarnos. 

Martiña Reyes: Yo conocí de la carpa roja por otras personas que me hablaron de lo que era, al principio no lo entendía porque sólo mujeres, al igual que Marinés. Pero cuando leí sobre lo que era lo entendí y es que tenemos todas algo en común y pasar por la menstruación es una experiencia diferente que no se puede simplemente explicar. Llamé a Carmen y a otras personas que conocía le explique de la idea y se dió. Ahora llevamos 52 meses de la carpa roja en Puerto Rico.​

https://www.dreamstime.com/illustration/sisterhood.html

 

DV: ¿Cómo es el proceso de la carpa roja?

Martiña Reyes: Es un proceso que es por invitación.

Carmen Velasco: Puede ser un tema que alguien vaya a presentar ese día como puede ser un tema que surja en el momento.

Thelma De Jesús: La carpa puede ser algo espontáneo y que te permite dejar de lado esa agenda y solo fluir. 

 

DV:¿Por qué consideran que son importantes espacios como este? 

Marta Padin: Yo te podría decir que estos espacio son necesarios, porque hay muchas mujeres que no nos lanzamos a hacer cosas nuevas a  escuchar cosas nuevas a compartir. Esos espacios nos ayudan para la aceptación de ser una gran mujer y conocer otras maravillosas mujeres de las cuales tú tienes la oportunidad de aprender. Asi que para mi, me parece que estos espacios son muy positivos para las mujeres y para las jovenes tambien que aveces que no tiene la oportunidad de conocer espacios como este a temprana edad  y les ayuda a entender lo importante que es el amarse como somos y ah ayudarse como hermanas. 

Isandra Muñoz: Bueno ese sentido de pertenencia que sentimos todas es de destacar ese espacio es espontáneo en el que podemos entrar en el que podemos fluir en el que podemos apoyar, en el que podemos recibir.

Carmen Velasco: Yo me he beneficiado de la carpa específicamente por el acompañamiento, en este momento de mi vida en el que no tengo pareja, siento que cumplí ya con esa parte sin cerrarme a las posibilidades. Ya yo termine de criar así que si quiero tener compañias en mi vida deben ser relaciones que nutran asi que siendo selectiva y encontrando mujeres tan valiosas en mi vida  son relaciones que edifican, es seguir tejiendo esas relaciones.

Thelma De Jesús: Nos invita a la reflexión, planificado o no planificado. Cada una de ellas ha sido bien importante y nada pasa por casualidad, todo pasa en un momento preciso y por una razón. 

 

DV: ¿Qué hace diferente esta hermandad que ustedes han construido entre mujeres?

Carmen Velasco: El capital de conocimiento, nosotras partimos de la economía solidaria y aquello que puede representar un reto para una busca llamar a otra red sister.

Martiña Reyes: No hay drama, yo puedo llamar a cualquiera de ellas para llorar, enfogonarnos, gritar y ellas saben que no es un drama. Lo importante es volver a nuestro centro que es ser feliz. 

 

DV:¿A quiénes le recomendarian asistir?

Lisandra Ramos: Bueno yo le sugeriría a cualquier mujer, una que realmente quiera empaparse de la sabiduría de todas. No importa, desde el momento que entras eres aceptada, no importa como eres, ni cómo vivas tu vida. Vas a recibir amor y mucha comprensión donde quiera que te encuentres, cuando menos te lo imaginas vas recibir esa sabiduría,  hermandad y autenticidad de esto que es tan hermoso. 

 

 DV:¿Hay algún requisito para asistir? 

Martiña Reyes: Que tenga menstruación, fuera de eso mas nada.

Marinés Rivera: Me parece que el requisito mayor es tener el deseo, de atender y  asistir. El elemento de que es voluntario y de que haya deseo es lo que te va a mover a asistir y que encuentres algo para ti, esa decisión es bien importante. 

 

DV: Si alguna persona que lea esta entrevista está interesada en asistir a una carpa roja, ¿Cómo se puede comunicar?

Martiña Reyes: Con cualquiera de nosotras, nos pueden escribir y nosotros les decimos donde es la próxima carpa roja. La carpa se da en diferentes puntos de la isla. El donativo es algo de comer, no cobramos. 

Carmen Velasco: Y cualquier cosa se pueden comunicar con nosotras a través del grupo de facebook, nosotras somos bien cuidadosas contestando los mensajes. No publicamos la localidad de la carpa por seguridad. 

 

A mi me parece fantástico que haya espacios como este, llenos de sanación y apoyo entre mujeres y para mujeres. Quizás debemos darnos una oportunidad a nosotras mismas de gozar más  seguido del poder de la hermandad entre mujeres. ¿Y tú, también tienes tus red sisters? 

Adjunto el link del grupo de la Carpa Roja en Puerto Rico para aquellas que se quieran comunicar. https://www.facebook.com/Red-Tent-Puerto-Rico-Women-of-GreatnessCarpa-Roja-124739740911466/?epa=SEARCH_BOX