¿Son reales los pensamientos?

“Lo que un hombre piensa de sí mismo, esto es lo que determina, o más bien indica, su destino”.

» Henry David Thoreau

Aunque sí es cierto que parte de nuestras conductas y pensamientos son determinados por biología, podemos seleccionar pensamientos a nuestro favor. En ocasiones, le damos poder a pensamientos negativos hasta al punto de creerlos como verdad y comportarnos conforme a ellos. Es decir, les damos poder para dictar nuestras conductas, emociones, decisiones, relaciones interpersonales, metas y el resto de nuestras vidas. Parece paradójico que nosotros mismos le damos poder a aquello que nos controla. Pero es cierto. Por alguna razón, pensamos que necesitamos esos pensamientos, que son completamente reales y que no hay nada que podemos hacer para debilitarlos.

Es así es como se fortalecen y rendimos nuestra libertad a ellos. Es así como permitimos que tomen las riendas y saboteen nuestro éxito. Los pensamientos no reflejan la realidad externa, pero si nuestra realidad interna. Dice mucho del mundo interior de cada persona. Es nuestra responsabilidad de crear un mundo interno más saludable, lleno de positividad y optimismo. Pero ¿cómo lograrlo? Trabajando duro en ello. Debatiendo los pensamientos. Sustituyendo pensamientos negativos por positivos. Cambiando nuestra perspectiva, aunque sea difícil. Realizando actividades que nos agraden, aunque estemos desmotivados. Con la práctica, nos fortalecemos. Además, no estamos solos y podemos pedirles ayuda a otros para debatir estos pensamientos y creencias debilitantes. Podemos escribir esos pensamientos, utilizar citas motivacionales, leer libros positivos, ver vídeos de vidas inspiradoras, etc. No estamos solos. Sí, es difícil pero completamente posible. Imaginemos cómo sería la vida, si nuestro mundo interno fuese un lugar hermoso donde habitar.